Inicio > Los presentadores del «Un, dos, tres...» > Mayra Gómez Kemp > Alberto Berco, el gran amor de Mayra Gómez Kemp

 

 

Alberto Berco,
el gran amor de Mayra Gómez Kemp

 

 

 

  

 

Alberto Berco es el marido de Mayra Gómez Kemp, un actor argentino que cuando Mayra llegó a España él ya era conocido en nuestra tierra porque había participado en varias películas, series y programas de televisión.

 

Para Mayra era un desconocido hasta que pocos días antes de volar hacia España, en Miami, fue al cine con una amiga a ver «Taras Bulba», en la que aparecía un apuesto jinete a todo galope... El corazón de Mayra empezó a latir a mil por hora y se le escapó en la sala un “¡Qué tío más guapo!”. El señor no era otro que Alberto Berco...

 

Pero el destino es caprichoso, y estando ya Mayra en España, concretamente en Madrid, después de unos meses en Barcelona, un día en los estudios de doblaje Exa, se le acercó un señor guapísimo, que no era otro que Alberto Berco. Lo primero que dijo el actor cuando la vio fue “¡Gurmevit!”, el nombre de una dieta; ¡la estaba llamando gorda!, añadiendo que alguien con su cara no podía permitirse aquellos kilos de más. Mayra se enfadó, pero adelgazó diez kilos en dos meses.

 

Juntos trabajaron en la ópera-rock «The Rocky Horror Picture Show», donde él ejercía el papel de narrador y ella el de Magenta. El flechazo fue inmediato; Mayra pensó que ese hombre tan guapo tenía que ser para ella, a pesar de la diferencia de edad (casi 20 años). Mucha gente le advirtió que no dudaría mucho con él, ya que llevaba dos bodas con sus dos divorcios... pero Mayra se convenció a sí misma de que “a la tercera va la vencida”.

  

Y así fue. Mayra y Alberto se casaron en 1974 por poderes en Bolivia. Un matrimonio que para ellos fue plenamente válido, pero que la Justicia española anuló al poco tiempo. En marzo de 1987, Mayra y Alberto se casaron en un juzgado español, con plena validez, aunque para ellos su matrimonio dura desde 1974 y lo hará hasta la eternidad.

   

 

  

Desde el primer momento, Alberto Berco ha sido para Mayra Gómez Kemp el gran apoyo y motor de su vida, y de alguna manera su talismán. Fue él quien la animó para que se presentara a las pruebas de selección que Narciso Ibáñez Serrador había convocado para contratar nuevas chicas para la segunda etapa de «Un, dos, tres... responda otra vez». Alberto conocía a Chicho porque había trabajado con él en «Historias para no dormir», y gracias a su amistad con él se enteró que estaba buscando nuevas azafatas.

 

Mayra, animada por su marido, se presentó a aquella prueba pensando que quizás el “señor de la barba y el puro” la contrataría como azafata sexy del programa, pero cuando Chicho vio en el curriculum de Mayra que había participado en «The Rocky Horror Picture Show», le dijo: “Ahh, señorita, usted es actriz. Pues nada, queda contratada para la subasta”. Y así surgió la oportunidad de Mayra de debutar en la televisión española como “la loquita” del «Un, dos, tres...».

   

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1976

Mayra era la “loquita” en la segunda etapa de «Un, dos, tres... responda otra vez»

 

  

Durante esta primera etapa profesional de Mayra, Alberto Berco siguió desarrollando su carrera como actor, aunque siempre muy pendiente de su mujer. Cuando unos meses más tarde de entrar en «Un, dos, tres...» Beatriz Escudero, María Durán y Mayra forman “El trío Acuario”, Alberto se convierte en su acompañante, ya que se cruzaban la península con las galas, y para que ellas pudieran descansar, él conducía toda la noche la furgoneta.

 

Fueron unos meses de muchos kilómetros y cansancio. Mayra reconoce que ahí comenzó a gestarse la enfermedad de su marido; pero en aquel momento no lo sabían; de haberlo conocido, Mayra hubiera abandonado el trío de inmediato. Fue también el principio de su sacrificio profesional; cuando Alberto se ofreció a ser el road manager del “trío Acuario” tuvo que renunciar a muchas ofertas de trabajo. “A ti te va mejor que a mí —le dijo una vez Alberto a su mujer—. Yo ya tuve mi momento... Tú eres más joven y ahora es el tuyo”.

 

Una vez terminada su etapa en “El trío Acuario”, Mayra Gómez Kemp pasa a ser la presentadora de «625 líneas», programa en el que llega a entrevistar a su marido en una ocasión.

   

«625 líneas»

 

  

Entre 1979 y 1981 el matrimonio Berco-Gómez Kemp sufre uno de los episodios más duros: Alberto cae en una profunda depresión que le hunde cada vez más, y que casi acaba en tragedia. Fue la propia Mayra la que pilló a Alberto deseando quitarse la vida y pudo evitarlo a tiempo.

 

Afortunadamente, ese negro episodio fue superado por la pareja, y a partir de 1982 comenzaron a vivir una de las etapas profesionales más gratificantes para Mayra Gómez Kemp. Estando trabajando en Antena 3 Radio recibe la llamada de Chicho Ibáñez Serrador proponiéndole la posibilidad de presentar la tercera etapa de «Un, dos, tres...».

 

José Antonio Plaza, director de «625 líneas», Manuel Martín-Ferrand, director de Antena 3 Radio, amigos, compañeros de profesión... Todos trataron de disuadir a Mayra de aceptar la oferta de Chicho... Todos menos Alberto Berco, que confió plenamente en la capacidad de Mayra para ponerse al frente del concurso y sustituir a Kiko Ledgard.

 

Con el apoyo incondicional de su marido, y con la certeza que da estar en las manos del mejor realizador de televisión, Narciso Ibáñez Serrador, Mayra se animó a convertirse en la primera mujer presentadora de concursos del mundo.

 

El éxito de Mayra no se hizo esperar y pronto se convirtió en la presentadora más popular de todo el país. Alberto, en la sombra, dejando que Mayra brillara en su carrera, la acompañaba al plató, le gestionaba los contratos, le ayudaba a estudiar el guión y repasarlo...

   

«Un, dos, tres...» - 1984

 

  

La presencia de Alberto Berco en el plató del «Un, dos, tres...» era habitual; algunas veces porque actuaba como invitado en la subasta, como en el caso del programa dedicado a Montecarlo, años 20.

   

«Un, dos, tres...» - 1984

 

  

Pero la mayoría de las veces iba acompañando a Mayra, para arroparla en el plató, darle ánimos, tranquilizarla si estaba nerviosa...

   

«Un, dos, tres...» - 1984

 

  

Una vez terminada la sexta etapa de «Un, dos, tres...» en enero de 1988, Mayra y Alberto pudieron realizar el viaje de luna de miel que nunca antes habían realizado, ya que ella o él o ambos habían estado trabajando. 1988, tras el exitazo de «Un, dos, tres...» fue un año perfecto para dar la vuelta al mundo en barco, ya que Alberto le tiene pánico a los aviones.

 

El de Mayra y Alberto ha sido siempre un matrimonio muy unido y compenetrado. No tuvieron hijos, pero Mayra quiere a las hijas de Alberto, Viviana y Roxana, como si fueran propias.

   

Alberto, Roxana y Mayra

 

  

Cuando a Mayra le diagnosticaron cáncer de lengua en enero de 2009, Alberto Berco volvió a entrar en depresión una vez que su mujer estaba en casa después de la operación. Mayra, recordando los duros momentos vividos entre 1979 y 1981, luchó con todas sus fuerzas, no sólo para vencer su cáncer, sino sobretodo para ayudar a sacar a su marido del pozo. Afortunadamente, lo consiguió.

   

 

 

Cuando a Mayra le diagnosticaron a comienzos de 2012 otro cáncer, esta vez de garganta, Alberto fue fuerte y ha sabido hacer frente a la situación con entereza. Hoy día, Mayra sigue recuperándose del cáncer, y Alberto permanece inseparable a su lado.

 

Como no podía ser de otro modo, Alberto quiso acompañar a Mayra al Hotel Tryp Ambassador para celebrar los 40 años de «Un, dos, tres...».

   

 

 

Dedicado con todos nuestro cariño al gran señor Alberto Berco,
envidiado sanamente por todos nosotros por compartir su vida
con nuestra querida y admirada Mayra Gómez Kemp

 

 

volver atrás

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es