Inicio > Las azafatas o secretarias del «Un, dos, tres...» > Los castings

 

 

Los castings
para elegir azafatas del «Un, dos, tres...»

 

 

                     

   

 

               

Las azafatas eran un elemento fundamental en «Un, dos, tres...», de ahí que Narciso Ibáñez Serrador se empleara concienzudamente en elegir a las chicas que iban a desempeñar ese papel a través de pruebas y procesos de selección que llevaba a cabo en teatros de todo el territorio nacional y también en el extranjero.

 

Al principio las pruebas eran más sencillas ya que las azafatas no tenían mayor cometido que ayudar a Kiko Ledgard en las dos primeras etapas, y, posteriormente, a Mayra Gómez Kemp, en las tareas de presentación del programa, pero ni bailaban ni cantaban. Por eso se elegían a chicas guapas, simpáticas, con una bonita sonrisa y que transmitieran a la cámara.

 

No es de extrañar que para la primera etapa de «Un, dos, tres... responda otra vez» Chicho eligiera modelos que hubiera conocido en algún desfile o actrices que hubieran hecho papeles secundarios en alguna obra de teatro a la que hubiera asistido o en alguna película que hubiera visto. Incluso, alguna de ellas, había participado en su película «La residencia».

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972

 

 

A estas primeras azafatas no se les requería que bailasen ni cantasen, sino tan sólo que cayesen simpáticas al espectador. Eso sí, aquellas chicas que llevaban dentro de sí el amor por el “showbussiness” y el talento suficiente para triunfar en el mundo de la interpretación, la televisión o la música, supieron aprovechar la enorme popularidad que le brindó el programa para triunfar en el mundo del espectáculo.

 

Es el caso de azafatas como Ágatha Lys, que encaminó su carrera hacia el cine, o Maxia y Blanca Estrada, que se dedicaron al mundo de la música.

 

Blanca Estrada - 1973

 

 

Lo mismo ocurrió en la segunda etapa y con las primeras azafatas de la tercera etapa. Chicho se preocupó de buscar chicas que fueran guapas, sin resultar excesivamente explosivas y sexys de forma que no sólo gustaran al público masculino, sino que también pudieran agradar a las señoras que vieran el programa.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1976

 

 

Algunas de ellas lograron triunfar en el mundo del espectáculo como Victoria Abril, María Durán, Beatriz Escudero, María Casal o Alejandra Grepi.

 

  

 

 

Un cambio importante se va a producir a partir de la segunda mitad de 1983. Narciso Ibáñez Serrador transformó el «Un, dos, tres...» en un gran programa espectáculo en el que las azafatas empezaron a implicarse más en el show participando en los números musicales.

 

Ello hizo necesario hacer un importante casting de azafatas por toda España buscando chicas que supieran bailar convenientemente. Chicho probó a más de 1.500 chicas a las que les hizo bailar, presentarse, contar un chiste... Había que elegir a las mejores porque ya no bastaba con ser guapa y sonreír.

 

A la prueba de selección final, que fue retransmitida el 20 de mayo de 1983, en el programa titulado “El debut de las secretarias”, llegaron chicas como Soledad Mallol, que posteriormente se haría muy popular como una de las integrantes del dúo cómico “Las Virtudes” y que, incluso, llegó a intervenir en un programa de «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!», o Iratxe Arellano, que no fue elegida como azafata en aquella ocasión pero que llegó a ser azafata suplente en etapas posteriores.

 

Entre las elegidas había una chica que ya a los 14 años se ganaba la vida haciendo mímica en la calle a cambio de unas monedas y otra que jamás tuvo techo propio y viajaba errante con un horno eléctrico y con los zapatos con los que su madre bailaba claqué. Quizás no eran tan guapas o despampanantes como sus antecesoras, pero todas tenían en común el amor por la danza y el aroma añejo de la madera de los escenarios de los viejos y entrañables teatros.

 

«Un, dos, tres...» - 1983

 

 

Las elegidas fueron Ivanka Marfil, Maite de Castro, Pat Ondiviela, Kim Manning, Gloria Fernández y Silvia Marsó.

 

 

Este casting de azafatas fue televisado en el programa titulado “El debut de las secretarias”, emitido el 20 de mayo de 1983. Basándose en la película «All that jazz», Chicho mezcló imágenes reales del casting, con planos estudiados.

 

En este primer vídeo Narciso Ibáñez Serrador nos explica las imágenes que vamos a ir viendo.

 

 

 

En este vídeo las chicas comienzan a someterse a las pruebas de selección.

 

 

 

Es el turno de las pruebas de baile. Poco a poco, Chicho, su ayudante de realización, Gregorio Quintana, y el coreógrafo irán descartando a las chicas que a su juicio no cubren las expectativas.

 

 

 

Finalmente, en este vídeo, las seis chicas elegidas se presentan y ejecutan su primer número musical como azafatas del «Un, dos, tres...».

 

 

  

 

 

Para la elección de las azafatas de la cuarta etapa Chicho Ibáñez Serrador realizó un par de castings en el Teatro Espronceda, de Madrid, y en La Belle Epoque, de Barcelona.

 

«Un, dos, tres...» - 1984

 

 

Precisamente del casting de Barcelona salió Lydia Bosch, que había ido a acompañar a una amiga y Chicho se fijó en ella y le propuso subir al escenario para pasar la prueba. Lydia se mostró reacia al principio pero acabó accediendo. Lydia recuerda que estuvo muy tranquila pasando la prueba porque no tenía nada que perder, y precisamente por esa tranquilidad resultó elegida, además, lógicamente, por su belleza, simpatía y su encandiladora sonrisa.

 

Además de los castings Chicho solía fijarse en las chicas que veía en espectáculos u obras de teatro. Es el caso de Mari Luz Lence a la que Chicho vio en “Runaways”, el primer musical donde actuaba.

 

 

Para la quinta etapa Chicho tenía que elegir a una nueva azafata que sustituyera a Mari Luz, que iba a ser la única chica de la etapa anterior que no iba a continuar en la nueva temporada. Para ello hizo pruebas de selección en diversos lugares de España, entre ellos, Mallorca, donde Chicho pasaba sus vacaciones estivales.

 

«Un, dos, tres...» - 1985

 

 

Al final Chicho eligió a Nuria Carreras, una chica mulata que no tenía pensado dedicarse al mundo del espectáculo, pero que acabó enviando una foto a Narciso Ibáñez Serrador por la insistencia de un amigo.

 

«Un, dos, tres...» - 1985

  

 

 

 

En la sexta etapa, Chicho se encontró con una gran dificultad: el programa había ganado mucho en espectacularidad y los números musicales habían cobrado una gran importancia, por lo que se necesitaban chicas que supieran bailar y cantar.

 

Se hicieron pruebas de selección en Madrid, Barcelona, Mallorca, Valencia, Alicante, Málaga, Sevilla y Cádiz. Por ellas pasaron 853 chicas, pero no había ninguna que cumpliera totalmente los requisitos. En palabras de Ibáñez Serrador “mujeres guapas y simpáticas hay muchísimas, pero que sepan bailar bien jazz, ninguna. Y es que en España no hay tradición de comedia musical”.

 

Por eso, se tuvo que recurrir a realizar una prueba de selección en Londres, donde se eligieron a Beverly y a Jenny; de esta forma, la sexta etapa fue la que más azafata extranjeras tuvo en el equipo titular, ya que junto a ellas dos, estaba Kim Manning, procedente de las etapas anteriores.

 

«Un, dos, tres...» - 1987

 

  

 

 

En la séptima etapa, el «Un, dos, tres...» se iba a convertir definitivamente en un gran show, con un enorme plató. Para ello quiso reforzar el ballet proponiendo inicialmente un cuerpo de baile formado por más de 100 personas, aunque finalmente, para ajustar el presupuesto, se recortó el número de bailarinas a 40, más 10 bailarines.

 

Junto a ellos, se hizo un concienzudo casting para elegir a las seis nuevas azafatas, que debían estar a la altura de las circunstancias. Las seis talentosas chicas elegidas fueron Carolina Rodríguez, Patricia Alcocer, Belén Ledesma, María Abradelo, Elsa Berardengo y Marta de Pablo.

 

«Un, dos, tres...» - 1991           «Un, dos, tres...» - 1991

 

 

En la octava etapa hubo que elegir tres nuevas azafatas que sustituyeran a las cesantes Patricia, Belén y Elsa. Las afortunadas fueron Alejandra Cano y Mayte Navarrete, del casting de Andalucía, y Lucy Lovick, del casting de Londres.

 

«Un, dos, tres...» - 1992

 

 

Del casting de azafatas de la novena etapa salieron dos chicas que luego han seguido trabajando en el mundo de la televisión y la interpretación: Diana Lázaro y Paula Vázquez.

 

«Un, dos, tres...» - 1993

 

 

 

 

Tras el verano de 2003 hubo que realizar un casting para seleccionar a las azafatas y bailarinas para el nuevo «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!», que iba a estrenarse en enero de 2004. Se realizaron varias pruebas y algunas de las bailarinas y azafatas, como Nieves Aparicio y Esther Sánchez, fueron elegidas por haber participado en anteriores ediciones del Un, dos, tres...» o en otros programas de Chicho.

 

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2003

 

 

El gran casting se celebró el 23 de octubre de 2003. Trescientas chicas acudieron a los Estudios Buñuel para someterse a las pruebas que Narciso Ibáñez Serrador tenía preparadas para seleccionar a las más apropiadas para cubrir el puesto de azafatas, así como a las chicas de figuración y las bailarinas.

 

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2003

  

 

Chicho les pidió a las chicas que estuvieran tranquilas y que se mostraran simpáticas, espontáneas y con una espléndida sonrisa. Primero realizaron un desfile; Chicho, Carolina Rodríguez (coreógrafa) y Marisa Paniagua (realizadora) fueron descartando a algunas chicas. A continuación, las chicas que habían pasado el primer corte realizaron una prueba de baile.

 

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2003            «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2003

 

 

El casting de azafatas de «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» fue emitido por La 2 el viernes 2 de enero de 2004, obteniendo una audiencia de 365.000 espectadores (4,1% de share).

 

En este primer vídeo vemos el comienzo de las pruebas de selección.

 

 

 

En este vídeo Carolina Rodríguez explica los criterios que van a regir en el casting. Las chicas tienen que desfilar. Con esta prueba se hará la primera criba...

 

 

 

Las chicas que han pasado la primera prueba, tienen que demostrar ahora sus cualidades como bailarinas.

 

 

 

En este último vídeo vemos la selección definitiva. Chicho ya ha elegido a todas las chicas que necesita para el programa: azafatas, cheers leaders, bailarinas, etc. Tan sólo será necesaria una entrevista personal con cada una de ellas para decidir qué rol ocupará cada una.

 

 

 

Agradecemos a Rafa las fotos que nos envió

 

 

volver atrás

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es