Inicio > Un recorrido por la historia del «Un, dos, tres...» > Curiosidades y anécdotas · 19

 

 

Curiosidades y anécdotas

Cosas divertidas o interesantes relacionadas
con «Un, dos, tres...» que quizás no conocías

 

 

 

En esta sección queremos recopilar todas aquellas curiosidades o anécdotas en torno al programa «Un, dos, tres...» que por su gracia u originalidad merezca la pena que las conozcamos.

 

A lo largo de sus treinta y dos años de historia, el «Un, dos, tres...» está plagado de curiosidades que iremos descubriendo aquí poco a poco.

 

Esperamos que las disfrutéis; y si conocéis alguna podéis poneros en contacto con nosotros a través de nuestra dirección de correo electrónico: undostres@lawebdelundostres.es.

 

 

  

 

 

EL PRIMER «UN, DOS, TRES... RESPONDA OTRA VEZ»

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» se emitió por primera vez el 24 de abril de 1972. Nacía de forma tímida como un encargo que Salvador Pons hizo a Narciso Ibáñez Serrador para que diseñara un concurso para las noches de los lunes. Pocos se podían imaginar aquella primavera de 1972 que el programa alcanzaría la envergadura y trascendencia que logró con el tiempo, convirtiéndose en el concurso más icónico y emblemático de la historia de TVE, recordado con cariño por los espectadores cincuenta años después de su estreno.

 

En esta sección vamos a recordar anécdotas del primer programa con imágenes tomadas en la grabación de aquel primer día de rodaje.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez»

 

 

 

   

EL PRESENTADOR IDEAL

 

El presentador escogido para conducir el nuevo concurso no pudo ser más acertado; Kiko Legdard ya era conocido en España porque había participado en el programa «Hoy también es fiesta», pero en su país natal, Perú, había alcanzado gran éxito con un concurso titulado «Haga negocio con Kiko». La mecánica de este programa era muy similar a la que se utilizaba en la subasta de «Un, dos, tres...»; de hecho, fue el propio Kiko el que se acercó a Chicho Ibáñez Serrador para ofrecerle la posibilidad de hacer este programa en España. Por eso no es de extrañar que el elegido para presentar el concurso fuera él, ya que dominaba con maestría el formato.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972

  

 

Tras la emisión del primer programa el lunes 24 de abril de 1972, los especialistas en crítica televisiva destacaron la labor importantísima de Kiko al frente del concurso, destacando que conjugaba la seriedad con la gracia sin caer en el ridículo, guiando desde su posición privilegiada al concursante hacia una u otra decisión consiguiendo, con independencia de lo que hicieran los participantes, el lucimiento del concurso.

 

 

 

   

LA PARTE POSITIVA... Y LA PARTE NEGATIVA

 

Una de las originalidades de «Un, dos, tres... responda otra vez» con relación al resto de concursos que ya habían sido emitidos por TVE y en el resto del mundo, es que contaba con un jurado negativo, que se declaraba abiertamente contrario a los intereses de los concursantes. Hasta entonces, los jurados se mostraban totalmente imparciales, pero “don Cicuta” y sus “Cicutillas” eran distintos: trataban por todos los medios de que los concursantes no alcanzaran el éxito. Su propia caracterización ya denotaba su hostilidad hacia los concursantes, el propio presentador y las azafatas.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972

  

 

En cambio, no fue original de «Un, dos, tres... responda otra vez» que el presentador estuviera acompañado y asistido por azafatas; lo propiamente genuino del concurso fue que una de sus señas de identidad eran unas enormes gafas de concha (sin cristales) y que se hacían denominar “secretarias”.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972

  

 

Las seis chicas elegidas para este cometido fueron Silvana Sandoval, Marta Monterrey, Marisa Hernández (Maxia), Ana Ángeles García, Pilar Pérez y Britt. En aquel primer programa emitido el 24 de abril de 1972 las azafatas aparecieron vestidas con una minifalda blanca, una chaqueta azul con ribetes blancos y unas corbatas rojas a juego con el pañuelo del bolsillo lateral de la chaqueta.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972

  

 

Este uniforme fue utilizado por las azafatas en más de una ocasión y les permitió, semanas después del estreno del concurso, ingresar en el “Club de las Corbatas”, junto con Chicho Ibáñez Serrador, Kiko Ledgard y Valentín Tornos.

 

 

 

   

ORÍGENES HUMILDES

 

El concurso nació muy humildemente y sin grandes pretensiones. Ni siquiera el mismo Chicho Ibáñez Serrador quiso firmar las primeras emisiones; aceptó el encargo que le hizo TVE pero su idea era dirigir las primeras emisiones y una vez que estuviera lo suficientemente engrasada la mecánica, dejarlo en manos de otro director y realizador. De hecho, en 1972 Chicho estuvo grabando programas pilotos de un experimental espacio de entrevistas que se llamaría «La gente quiere saber».

 

Narciso Ibáñez Serrador - «La gente quiere saber» (1972)

Chicho sentado en el sillón del invitado

del plató de «La gente quiere saber»

 

 

Tan humildes fueron los comienzos del concurso que la primera emisión fue programada a las 22.40 horas, después de la serie «Plinio». La duración de la primera emisión no llegó a la hora (cincuenta y cinco minutos), y el decorado era muy sencillo con motivos automovilísticos.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972

 

 

 

   

ECOS EN LA PRENSA

  

El crítico de televisión Carlos Miramón, tras la emisión del primer programa supo anticipar que «Un, dos, tres... responda otra vez» sería un éxito, si bien la primera parte del programa no le convenció: “«Uno, dos, tres, responda otra vez», ha creado cierto desconcierto entre el público. En su primera mitad defraudó un tanto, pues no se veía en el simple juego de enumerar flores, felinos, ríos o mares el motivo por el cual el espacio ocupaba una hora punta en la programación”.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972

 

 

Sin embargo, la segunda parte del espacio le cautivó más: “Luego, con el juego de la segunda parte, la opinión varió un tanto y él programa llegó a centrar la atención, la curiosidad del espectador”. En cuanto al posible éxito futuro del espacio, Carlos Miramón afirmó con rotundidad que “No es temprano para asegurarle una buena aceptación. Tiene esta garra y esta tremenda sencillez que son los puntos base pa a un programa de masas. Un concuso en el que pueden participar casi todos los espectadores y no uno de los consabidos reservados a memoriones. Al espectador le intriga más saber qué contenía aquel cofre y las tres puertas junto al dinero que se llevará la pareja, qua comprobar que un señor de Albacete sabe como se llamaba el primo hermano de la cuñada del testigo que firmó en segundo lugar en la boda de Pastora Imperio”.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972

  

 

El crítico concluía su comentario diciendo que “Creo que el concurso, por su intrascendencia, por su total frivolidad y por el dinero a ganar, será uno de los que merezcan más audiencia de ahora en adelante”.

 

 

haz clic en la flecha para leer las curiosidades incluidas en la web anteriormente  

 

volver atrás

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es