Inicio > Narciso Ibáñez Serrador, "Chicho" > Las despedidas de Chicho al final de cada etapa

 

 

Las despedidas de Chicho al final
de cada etapa de «Un, dos, tres...»

 

 

 

Primera etapa

 

El último programa de la primera etapa de «Un, dos, tres... responda otra vez» estuvo dedicado al circo (30 de abril de 1973).

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1973

 

 

Narciso Ibáñez Serrador eligió este tema porque en una de las críticas que se habían hecho al espacio se dijo que el «Un, dos, tres...» parecía un circo, y Chicho convirtió aquella crítica un tanto negativa, en uno de los motivos que luego a lo largo de la historia se repetiría con mucha frecuencia.

 

Además, los circos son un gran espectáculo de alegría e ilusión que gusta a niños y mayores, como el propio «Un, dos, tres...», pero a la vez tienen esa carga de melancolía que era ideal para la despedida.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1973

 

 

Chicho tomó la palabra al final del programa y se dirigió a los espectadores agradeciéndoles su amistad, cariño y fidelidad, y rogándoles que no tiraran enseguida el recuerdo de «Un, dos, tres...».

 

  

 

 

 

Segunda etapa

 

No se conservan imágenes en video del último programa de la segunda etapa de «Un, dos, tres... responda otra vez»; tan sólo se tiene noticia, gracias al primer programa de la tercera etapa, que en aquella emisión el equipo mostró a cámara lo mejor que habían producido en aquella etapa, que no era sino los niños que habían nacido en el año y medio largo que duró la segunda etapa.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1978

 

 

En aquel programa Chicho enseñó en cámara a su hija Pepa, que luego aparecería más veces en el programa, como en el primer programa de las etapas tercera y cuarta.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1978

  

 

 

 

Tercera etapa

 

Para el último programa de la tercera etapa, Chicho recurrió nuevamente al tema del circo y volvió a dirigir unas palabras al final de la emisión.

 

  

 

 

 

Cuarta etapa

 

Como dijimos más arriba, Pepa Ibáñez, la hija de Chicho, había aparecido en el programa en brazos de su padre en el último programa de la segunda etapa, siendo muy pequeña. En el primer programa de la tercera etapa Chicho volvió a sacarla en brazos para explicar que el «Un, dos, tres...» volvía porque había niños que no lo habían podido ver por ser muy pequeños en 1976. Y en el primer programa de la cuarta etapa, Pepa volvió a aparecer por ser una de los mejores seguidoras del espacio y una de las críticas más escuchadas por Chicho.

 

Pero otros críticos —profesionales— habían acusado a Chicho de ser excesivamente ternurista mostrando a su hijita en cámara, y el veterano director, en un despliegue de ironía sin parangón, en la despedida que hizo en la cuarta etapa de «Un, dos, tres...» mostró a otras de sus “hijitas”.

 

En este vídeo vemos la simpática despedida de Chicho en el último programa de la cuarta etapa (3 de mayo de 1985). Nótese que el tono es humorístico, a diferencia de la melancolía que le imprimió en otros finales de etapa, porque la vuelta de «Un, dos, tres...» estaba asegurada.

 

 

 

 

 

Quinta etapa

 

Distinto fue el tono de Narciso Ibáñez Serrador en la despedida del último programa de la quinta etapa de «Un, dos, tres...» (28 de marzo de 1986).

 

Chicho lo planteó como el último programa de la historia del concurso y guardó todos los elementos entrañables y símbolos del espacio en un cajón de decorados.

 

Narciso Ibáñez Serrador - «Un, dos, tres...» (1986)

 

  

Sin embargo, la sintonía de “La alegre calabaza” le embargó de ternura y dejó abierta la puerta a la esperanza.

 

 

 

 

 

Sexta etapa

 

En el último programa de la sexta etapa (4 de enero de 1988) también hubo cajón, pero el tono de la despedida era distinto, ya que Chicho sabía que el programa volvería a las pantallas en torno a 1992, con motivo del quinto centenario del descubrimiento de América.

 

Narciso Ibáñez Serrador - «Un, dos, tres...» (1988)

 

 

En este vídeo vemos la despedida de Narciso Ibáñez Serrador en el último programa de la sexta etapa, con un gag cómico que tienen a los concursantes de «Endurance» como protagonistas.

 

  

 

 

 

Séptima etapa

 

La despedida de la séptima etapa fue por todo lo alto, ya que el último programa sirvió para celebrar el veinte aniversario del «Un, dos, tres...» y en el plató se dieron cita antiguas azafatas y humoristas que habían pasado por el programa en etapas anteriores.

 

La grabación se alargó hasta altas horas de la madrugada porque el programa duró bastante más de lo habitual y además se hicieron muchas pausas para poder brindar y degustar las tartas de cumpleaños.

 

«Un, dos, tres...» - 1992

 

 

En lugar de despedirse al final de la emisión, como era habitual, Chicho aprovechó el diálogo inicial con “don Mariano” para dirigir unas palabras de agradecimiento y despedida, con las que parecía, una vez más, que daba carpetazo final a la historia del «Un, dos, tres...».

 

  

 

 

 

Octava etapa

 

En el final de la octava etapa de «Un, dos, tres...» (9 de julio de 1993), Chicho no dio la cara, sino que tan sólo realizó un pequeño comentario en off al comienzo del programa, anunciando que cerraban por vacaciones.

 

Este programa fue muy especial, porque si bien el retorno del «Un, dos, tres...» estaba asegurado, Miriam Díaz-Aroca había anunciado que en la próxima etapa ya no estaría en él. Por eso, el equipo celebró una fiesta con tarta incluida por el éxito obtenido.

 

«Un, dos, tres...» - 1993

  

 

 

 

Novena etapa

 

El final de la novena etapa de «Un, dos, tres...» fue el más espectacular de toda su historia. Emitido el 8 de abril de 1994, el programa llevó el título de “El gran boom”. A lo largo de la emisión, trabajadores de TVE fueron colocando cartuchos de dinamita por todo el plató del programa. La intención de Chicho Ibáñez Serrador era hacer volar el plató por los aires, pero desde la Dirección de RTVE le hicieron reconsiderar su idea...

 

 

 

Sobre el público del «Un, dos, tres...» cayeron vigas, ladrillos, polvo, etc.

 

«Un, dos, tres...» - 1994

 

 

El equipo del programa compartió, tras la grabación, una copa para celebrar los cinco meses de trabajo que habían pasado juntos.

 

«Un, dos, tres...» - 1994

 

   

 

 

Décima etapa

 

Se produce la paradoja de que en el auténtico último programa de «Un, dos, tres...» Narciso Ibáñez Serrador no pudo despedirse como el programa merecía, ya que todo el equipo se enteró por sorpresa durante la grabación del programa dedicado a “La pimpinela escarlata” (11 de junio de 2004) que estaban realizando la última emisión del mítico concurso.

 

Así que Chicho no pudo dirigir unas palabras ni al comienzo ni al final del programa, ni se encontraba con ánimo de hacerlo.

 

Narciso Ibáñez Serrador - «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» (2004)

 

 

Agradecemos a Rodrigo las fotos que nos envió

 

 

volver atrás

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es