Inicio > Las etapas del «Un, dos, tres...» > La tercera etapa (1982-1984) > La primera parte de la tercera etapa > Curiosidades y anécdotas

 

 

Curiosidades y anécdotas
de la primera parte de la tercera etapa de «Un, dos, tres...»

 

    

      

En un primer momento, estaba previsto que la tercera etapa durara 26 programas, con posibilidad de prórroga si la audiencia respondía positivamente a la nueva etapa. Como el programa fue un éxito al final se emitieron 37 programas, siendo la calabaza Ruperta la mascota, y 44 programas más, con la bota Botilde como mascota.

 

«Un, dos, tres...» - 1982        «Un, dos, tres...» - 1982

 

 

El coste de cada programa era de 7.218.000 pesetas, de los cuales TVE abonaba 4.626.600 pesetas a Prointel, la productora de Narciso Ibáñez Serrador, en concepto de dirección y producción, contratación de artistas, gastos de concursantes y oficina, vestuario, comidas, transportes, aduanas y fletes, entre otros conceptos. TVE aportaba la diferencia, 2.591.400 pesetas, destinadas fundamentalmente a la construcción del decorado semanal.

 

Con relación al presupuesto del programa y el hecho de que la producción del programa dependiera de Prointel se produjo una desagradable polémica ya que en un diario de tirada nacional se acusó a TVE de pagar dos veces por cada emisión de «Un, dos, tres...». Narciso Ibáñez Serrador tuvo que salir al paso de las acusaciones y aclaró en una rueda de prensa que el contrato que su productora (Prointel) había firmado con TVE había sido supervisado por la Asesoría Jurídica de Televisión Española y se cumplía según los términos acordados.

 

Además señaló que no sólo TVE no pagaba dos veces por programa, sino que adeudaba dinero a Prointel, y eso que en el contrato se estableció la cláusula de pago en un plazo de quince días. Y terminó reseñando que «Un, dos, tres...» era un programa totalmente rentable para TVE ya que los ingresos procedentes de la publicidad eran mayores que el coste de la producción.

  

 

En el programa dedicado a los piratas (28 de enero de 1983), una de las concursantes se hizo daño durante el desarrollo de la eliminatoria. Afortunadamente, todo quedó en un susto y pudo ser atendida por los servicios médicos de TVE, sin mayores consecuencias.

 

«Un, dos, tres...» - 1983

 

  

Pero como la concursante no pudo terminar la prueba, hubo que sustituirla por otra en la que los varones tenían que entrar en un recipiente lleno de ranas para coger el mayor número de ellas.

 

«Un, dos, tres...» - 1983

 

  

Precisamente en el programa dedicado a los piratas hicieron su primera aparición en «Un, dos, tres...» los famosos y campeonísimos hermanos Achútegui Cerezo, aunque en esta tercera etapa aún no demostrarían todo lo que saben, resultando campeones tan sólo en una ocasión. Si bien en esta tercera etapa no tuvieron mucha suerte durante las preguntas, sí la tuvieron en la eliminatoria, que consiguieron ganar, y en la subasta, donde ganaron 300.000 pesetas que les ofreció Mayra por dejar el premio que les hubiera correspondido.

 

 

Durante la grabación del programa dedicado a la astrología hubo una amenaza de bomba en los Estudios Roma, donde se grababa el «Un, dos, tres...» en esta tercera etapa. Narciso Ibáñez Serrador recibió una llamada desde Prado del Rey para que desalojara el plató. Chicho, tratando de controlar la situación, anunció que había que ir abandonando el estudio, pero sin anunciar los motivos, ya que las puertas de salida y de emergencia de los Estudios Roma eran bastante estrechas, y cualquier conato de pánico hubiera resultado espantoso, ya que en el plató del «Un, dos, tres...» había cuatrocientas personas. La grabación, finalmente, tuvo que aplazarse hasta el día siguiente.

 

 

En el programa dedicado a las Fallas de Valencia (11 de marzo de 1983) se produjo un cortocircuito y uno de los cables empezó a arder. El público pensó que aquello formaba parte del espectáculo, ya que les habían anunciado que la falla construida en el decorado ardería de verdad.

 

«Un, dos, tres...» - 1983

 

 

Pero nada más lejos de la realidad; aquel otro incendio no estaba previsto. Afortunadamente, dado que se duplicaron las medidas anti-incendio en aquel programa, se pudo sofocar el fuego con uno de los extintores habilitados para la ocasión.

 

 

El programa dedicado al paso del ecuador (8 de abril de 1983) no pudo ser realizado por Narciso Ibáñez Serrador, que se encontraba en el hospital recuperándose tras haber sido intervenido quirúrgicamente. Chicho dejó escritos todos los guiones y encargó a su amigo y prestigioso realizador Pedro Amalio López que se encargara de la realización de ese programa. 

 

«Un, dos, tres...» - 1983

 

 

volver atrás

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es