Inicio > Las etapas del «Un, dos, tres...» > La tercera etapa (1982-1984) > La primera parte de la tercera etapa > Narciso Ibáñez Serrador

 

 

Narciso Ibáñez Serrador,
director, realizador y guionista

 

 

            

   

 

        

En 1982, Narciso Ibáñez Serrador se encontraba francamente ilusionado con la grabación de una nueva serie de «Historias para no dormir»; por fin la técnica permitía rodarlas en color y además con tiempo suficiente para preparar unos buenos guiones y dirigir a los actores. Pero una serie de problemas técnicos y burocráticos impidieron que el ritmo de rodaje fuera el adecuado para poder emitir la serie regularmente, por lo que Chicho, desesperado, acuerda con TVE desistir del proyecto después de haber grabado tan sólo cuatro capítulos, de los veintiséis previstos, y se embarca en una nueva etapa de «Un, dos, tres...» después de cuatro años y medio desde la última emisión del concurso.

  

Las circunstancias habían cambiado mucho desde entonces; y no nos referimos sólo al contexto socio-político, que también (España ya era una democracia consolidada), sino al gran reto al que se tuvo que enfrentar Chicho: sustituir a Kiko Ledgard.

 

El primer presentador del «Un, dos, tres...» había sufrido una espectacular y aparatosa caída en 1981 y no se encontraba en condiciones de ponerse nuevamente al frente del programa. Era difícil saber elegir quién podría ocupar el puesto de un presentador tan querido y carismático, pero Chicho lo solventó magníficamente asignando el puesto de presentadora a Mayra Gómez Kemp.

 

«Un, dos, tres...» - 1982
Chicho confió plenamente en Mayra Gómez Kemp

 

 

Otro importante cambio que había que hacer en el programa era el referente a la parte negativa. Aunque en un primer momento se pensó en “Martes y 13” como posibles sustitutos de “los Tacañones”, al final fueron las hermanas Hurtado las que se convirtieron en “las Tacañonas” del nuevo «Un, dos, tres...».

 

«Un, dos, tres...» - 1982
Las Hurtado fueron “las Tacañonas”

 

 

Lo que menos varió fueron las azafatas, porque, si bien eran seis chicas totalmente nuevas (aunque una de ellas había intervenido como suplente en un programa de la etapa anterior), respondían a los mismos roles y perfiles de sus antecesoras; es decir, habían sido elegidas por su simpatía y belleza, pero no se les requería mayor cualificación (aunque entre ellas había chicas muy talentosas).

 

«Un, dos, tres...» - 1982
Seis guapísimas y simpatiquísimas chicas fueron elegidas como azafatas

 

 

La mascota del programa volvía a ser la calabaza Ruperta, pero Chicho, en el primer programa, ya anunció que sería sustituida más adelante por otro personaje, pero que durante las primeras semanas aparecería la calabaza para que no se produjeran todos los cambios desde el primer día.

 

Narciso Ibáñez Serrador - «Un, dos, tres...» (1983)

  

 

Por lo demás, Ibáñez Serrador comenzó a realizar el programa con su propia productora, PROINTEL, lo que provocó la crítica de algunos sectores de la prensa que acusaban a Chicho de cobrar dos veces por cada programa. Para acallar los rumores, Chicho convocó una rueda de prensa en la que explicó que en ningún momento TVE había pagado el doble por cada programa, y que, además, adeudaba a Prointel una cantidad superior a treinta y dos millones de pesetas.

  

 

 

 

 

En este vídeo vemos la presentación que Narciso Ibáñez Serrador hizo al comienzo de la tercera etapa de «Un, dos, tres...».

 

En ella, explica la elección de Mayra Gómez Kemp como presentadora, y anuncia cambios en el programa a medio plazo.

 

  «Un, dos, tres...» - 1982

 

 

volver atrás

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es