Inicio > Las etapas del «Un, dos, tres...» > La novena etapa (1993-1994) > Los cómicos

 

 

Los cómicos

de la novena etapa de «Un, dos, tres...»

 

   

 

   

Si la octava etapa había supuesto la vuelta al «Un, dos, tres...» de clásicos humoristas del programa como Fedra Lorente o Raúl Sénder, en esta novena etapa va a cambiar de forma radical el plantel de humoristas y cómicos.

 

Algunos de ellos simulaban ser familia del presentador, como el veterano Lázaro Escarceller, que daba vida al abuelo de la familia Bachs, que aparecía siempre en escena cuando había que dar paso a publicidad.

 

«Un, dos, tres...» - 1993

 

 

Otra de las actrices que simulaba ser familia de Josep María Bachs era una jovencísima y debutante Silvia Abascal, que interpretaba a “Mari Luz”, una dulce niña que realmente está poseída por el espíritu de su abuelo. Silvia se había presentado a las pruebas para ser azafata o bailarina del programa, pero Ibáñez Serrador vio en ella grandes posibilidades como actriz por su desparpajo y desenvoltura ante la cámara. Y no se equivocó; Silvia Abascal es hoy una de las actrices españolas mejor valoradas y le está muy agradecida a Chicho por concederle la primera oportunidad.

 

«Un, dos, tres...» - 1993

 

 

Silvia se había presentado a las pruebas para ser azafata o bailarina del programa, pero Ibáñez Serrador vio en ella grandes posibilidades como actriz por su desparpajo y desenvoltura ante la cámara. Y no se equivocó; Silvia Abascal es hoy una de las actrices españolas mejor valoradas y le está muy agradecida a Chicho por concederle la primera oportunidad.

 

 

Natalie Pinot también formaba parte de la “familia” Bachs. Ella interpretaba a la teniente “Marián Rambón Bachs”, encargada de explicar la mecánica de la eliminatoria a los concursantes. Además, durante la subasta, interpretaba a una madre francesa que recibía la llamada telefónica de su hijo encerrado en una cárcel.

 

«Un, dos, tres...» - 1993

 

 

Otra de la actrices que después de su paso por «Un, dos, tres...» ha alcanzado una enorme popularidad fue Luisa Martín, que interpretaba cada semana a un personaje distinto. La propia Luisa declaró que “mi labor es la de hacer el ganso con personajes disparatados. De la mujer barbuda a la diosa de la pintura. Es, precisamente, la variedad lo que más me seduce de este trabajo”.

 

«Un, dos, tres...» - 1993

 

Durante los últimos programas de la etapa, Luisa interpretó a una sexóloga, evocando la figura de la doctora Ochoa del programa «Hablemos de sexo», también de Ibáñez Serrador.

 

 

Uno de los cómicos que más sorprendió fue Joan Domínguez, que interpretaba al “hombre del cajón”. Emulando a los speaker corner de Hyde Park, Joan se subía cada noche de viernes a un cajón y pronunciaba un monólogo en el que se intentaba reflejar el sentimiento de mala leche que tiene el español de a pie.

 

«Un, dos, tres...» - 1993

 

 

En 1993 estaban muy de moda los “culebrones” en la televisión y «Un, dos, tres...» también tuvo el suyo particular. La actriz Jacqueline Arenal interpretaba a “Calandria”.

 

«Un, dos, tres...» - 1993

 

 

Pepe Viyuela fue uno de los pocos rostros conocidos que actuó en la novena etapa de «Un, dos, tres...». Interpretaba a un excéntrico inventor, un tanto torpe, que provocaba la carcajada amable del público presente en el plató y de los espectadores.

 

«Un, dos, tres...» - 1994

 

 

Además, durante todo el programa solían hacer apariciones e interrupciones Jordi Soler, Enrique Villanueva y José María Bello, que interpretaban a tres señores afeminados caracterizados conforme requería el tema de cada programa.

 

Y las actrices Mercé Comes y Vicky Planas, una vez que Paloma Hurtado se reincorporó al «Un, dos, tres...» junto a sus hermanas, pasaron a la subasta, donde intervenían como señoras del público que protestaban por el contenido del programa.

 

 

volver atrás

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es