Inicio > La parte negativa > Los bomberos “Fahrenheit 451”

 

 

Los bomberos Fahrenheit 451

La parte negativa de «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!»

 

 

         

 

 

 

Los sustitutos de don Cicuta, los Tacañones y las Tacañonas en «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» fueron unos bomberos inspirados en la novela «Fahrenheit 451» de Ray Bradbury.

 

Como en la novela, su misión era erradicar del planeta todo vestigio de cultura, sobretodo, los libros, que se encargaban de que ardieran; de ahí el nombre de la brigada: Fahrenheit 451, que es la temperatura a la que arde el papel.

 

 

Durante los cinco primeros programas de «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!», los representantes de la brigada Fahrenheit 451 fueron:

  • El “coronel McPhantom”, interpretado por el actor Miky McPhantom y

  • El “sargento Kowalsky”, interpretado por Esteban Alleres en el primer programa y por Rubén Espino en los sucesivos.

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

 

 

Una vez demostrada la incapacidad del coronel McPhantom para poner freno a la cultura y a la lectura, fue sustituido por representantes de la “brigada Fahrenheit 451” procedentes directamente de Rusia, que tratarían de evitar que el «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» siguiera emitiéndose para fomentar la lectura entre su público.

 

La nueva brigada Fahrenheit 451 estuvo compuesta por:

  • El “general Antilivroff”, papel interpretado por Alberto Papa-Fragomén y

  • Dimistri Moskarov”, el ayudante del general Antilivroff, representado por Roberto Mosca.

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

 

  

 

 

 

Los bomberos de la novela Fahrenheit 451 no se dedican a apagar fuegos, sino que los provocan, ya que su misión es quemar todos los libros que encuentren a su paso. En efecto, la novela de Bradbury está ambientada en el futuro, en un tiempo en el que las casas se revistieron de materiales ignífugos haciendo innecesarios los servicios tradicionales del cuerpo de bomberos. Ante el desempleo de éstos, se les encomendó la tarea de quemar los libros ya que está prohibido leer, y está prohibido leer porque hacerlo significa pensar y eso puede ser peligroso para la sociedad.

 

Y a partir del bombero Montag, protagonista de la novela, y de sus compañeros, creó Chicho Ibáñez Serrador la nueva parte negativa de «Un, dos, tres...»; eso sí, quiso dejar claro en las ruedas de prensa de presentación de la nueva etapa que estos personajes no eran una caricatura de los bomberos ni con ellos se quería ridiculizar al abnegado cuerpo de bomberos, ya que cumplen una misión fundamental para la sociedad y son dignos de nuestra más profunda admiración.

 

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

 

 

Recomendamos la lectura de la novela de Ray Bradbury Fahrenheit 451

 

 

volver atrás

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es