Inicio > Un recorrido por la historia del «Un, dos, tres...» > Temas clásicos del «Un, dos, tres...» > La Navidad · 1

 

 

La Navidad
en el «Un, dos, tres...»

1

 

 

 

 

 

Durante las fechas de Navidad fue tradicional en «Un, dos, tres...» que el programa acogiera a público y concursantes infantiles y se hicieran programas especiales donde todo el protagonismo lo tenían los niños.

 

«Un, dos, tres...» - 1993

 

 

 

 

EL PRIMER PROGRAMA NAVIDEÑO

 

El primer programa que «Un, dos, tres... responda otra vez» dedicó a la Navidad se emitió el 25 de diciembre de 1972, pero no era un programa especial infantil. Tan sólo un programa en el que la temática giró en torno a tópicos navideños.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972
“Don Cicuta” con sus azafatas vestidas de “Mamá Noel”

 

 

Pero en este programa los concursantes no fueron niños, sino adultos, y la mecánica no varió de la ordinaria, ya que la Navidad tan sólo fue el telón de fondo sobre el que giraron los premios y sketchs cómicos de la subasta.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972
Los concursantes fueron adultos, porque éste no fue un programa especial

 

 

Ya la semana siguiente, concretamente el 1 de enero de 1973, «Un, dos, tres... responda otra vez» sí tuvo un verdadero programa especial con niños como protagonistas y en el que el tema fue el mundo de los juguetes.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1973

 

 

Con este programa comenzó la tradición de dedicar uno o dos programas en cada Navidad a los más pequeños de la casa, en los que ellos eran los auténticos protagonistas, ya que todos los concursantes, así como el público, eran niños.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1973

 

 

Chicho Ibáñez Serrador decidió que dedicar un programa a los niños cada Navidad era una buena idea ya que el programa que alcanzó una mayor cuota de aceptación en aquella primera etapa fue, precisamente, el especial dedicado a los juguetes; no en vano, los principales seguidores de «Un, dos, tres...» eran los niños.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1973

 

 

Pero no fue hasta la tercera etapa cuando los niños protagonizaron los especiales dedicados a la Navidad propiamente dicha. Como ya dijimos, en la primera etapa el especial infantil estuvo dedicado a los juguetes (1 de enero de 1973); y en la segunda etapa, el primer especial con niños giró en torno al mundo de los comics (7 de enero de 1977) y el siguiente estuvo dedicado a la aventura espacial (6 de enero de 1978).

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1977

  

 

Pero no sólo hubo programa especiales de Navidad con niños, sino que también hubo otros programas con adultos pero también con mecánica especial con motivo de las fiestas navideñas o de año nuevo, como explicaremos en la página tres de esta sección.

 

 

 

 

CHICHO Y SU RELACIÓN CON LOS NIÑOS

 

Grabar un programa tan largo como el «Un, dos, tres...» con niños no era tarea fácil, y Narciso Ibáñez Serrador, que sabía que eran revoltosos por naturaleza, situaba entre la grada a diversas monitoras para controlar a la chiquillería. Aun así no siempre se lograba silencio o tranquilidad en las gradas, por lo que Chicho a veces se tenía que enfadar y amenazar con expulsar del plató a algún niño de la grada (amenaza que nunca llegaba a cumplir, claro está).

 

«Un, dos, tres...» - 1982

 

 

En estos programas especiales con niños, Chicho charlaba unos minutos con los concursantes para tratar de tranquilizarles, ya que los nervios de ponerse ante las cámaras les afectaban especialmente, aunque solían tener mejor actuación que los concursantes adultos.

 

«Un, dos, tres...» - 1985

 

 

También era habitual en estos programas especiales de Navidad ver a los hijos de Chicho, Pepa y Alejandro Ibáñez Nauta, entre el público o acompañando as actuaciones musicales de artistas invitados.

 

 

 

 

LA MECÁNICA DE ESTOS PROGRAMAS

 

La mecánica de estos programas infantiles variaba sensiblemente respecto de los programas ordinarios con adultos. La primera variante es que en estos programas los concursantes no multiplicaban por pesetas sus respuestas, sino por puntos.

 

«Un, dos, tres...» - 1982

 

 

Pero la fundamental diferencia es que en estos programas no había campeones, de modo que en la tanda de preguntas las tres parejas debían estar muy concentradas para dar el mayor número de respuestas posible, porque la que menos puntos acumulara quedaría eliminada del concurso sin posibilidad de participar en la eliminatoria, a la que sólo pasaban las dos parejas con mejor puntuación en las preguntas.

 

Eso sí, la pareja que quedaba eliminada en la tanda de preguntas no se iba a casa con las manos vacías, ya que se llevaban algún premio, que podía ser una bicicleta o un lote de productos de merchandising del programa.

 

«Un, dos, tres...» - 1987

Todos los participantes en los programas infantiles se llevaban premios.
Y los concursantes, generosos, a veces llevaban recuerdos para los miembros del equipo

 

 

A la eliminatoria, por tanto, pasaban las dos parejas con mayor puntos acumulados en la tanda de preguntas; y aquí sí, la que resultara vencedora conseguía pasar a concursar en la subasta. Pero tampoco los que resultaban eliminados se iban con las manos vacías, ya que «Un, dos, tres...» les obsequiaba con premios que conseguían mitigar la decepción de haber sido eliminados.

 

Pero, por supuesto, lo que querían todas las parejas de niños era pasar a la subasta, para ver todo el desfile de premios, que iban descartando hasta quedarse con el final.

 

«Un, dos, tres...» - 1991

 

 

No solía haber premios malos en estos programas infantiles de Navidad, y todas las parejas que concursaron consiguieron un premio que les hizo muy feliz y que nunca olvidarán.

 

Programa Premio final de la subasta
   

“Los juguetes”
1 de enero de 1973

 ¿?

“Los comics”
7 de enero de 1977

Los concursantes ganaron un viaje a Disneyworld

“La aventura espacial”
6 de enero de 1978

¿?

“Especial Nochebuena”
24 de diciembre de 1982

Los concursantes ganaron dos motocicletas

“Especial Nochevieja”
31 de diciembre de 1982

Los concursantes ganaron dos televisiones a color y unos juegos electrónicos

“La Navidad (primera parte)”
23 de diciembre de 1983

Los concursantes ganaron dos cámaras de vídeo y dos televisores

“La Navidad (segunda parte)”
6 de enero de 1984

Los concursantes ganaron cuatro motocicletas

“La Navidad”
21 de diciembre de 1984

Los concursantes ganaron dos motocicletas Vespa

“La Navidad”
20 de diciembre de 1985

Los concursantes ganaron dos motocicletas

La Navidad”
21 de diciembre de 1987

Los concursantes ganaron dos ordenadores

“La Navidad”
21 de diciembre de 1991

Los concursantes ganaron unas cámaras de vídeo y una televisión

“Los Reyes Magos”
3 de enero der 1992

Los concursantes ganaron un surtido de juguetes

“Las Navidades del Conde Drácula”
25 de diciembre de 1992

Los concursantes ganaron diez millones de pesetas con el valor redondo de Argentaria

 

“La Navidad”
24 de diciembre de 1993

Los concursantes se quedaron con la Ruperta pero esa noche no quiso ser mala y les permitió ganar dos ordenadores personales

«Un, dos, tres...» - 1993

 

 

 

 

LOS DECORADOS

 

Los decorados de estos programas especiales de Navidad solían ser muy parecidos etapa tras etapa. Ya en el primer programa de Navidad se utilizó la estampa de un paisaje nevado con abetos y casitas de estructura centroeuropea.

  

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972

 

 

El decorado del programa especial infantil de aquella primera etapa representaba diversos juegos y juguetes infantiles.

  

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1973

 

 

En el decorado del programa dedicado a los cómics (7 de enero de 1977) pudimos ver viñetas de tebeos y diversos personajes conocidísimos, como Zipi y Zape, el Capitán Trueno, Asterix y Obelix o Mortadelo.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1977

 

 

En los dos programas especiales de Nochebuena y Nochevieja de 1982 se volvió a utilizar el decorado de casitas puntiagudas nevadas.

 

«Un, dos, tres...» - 1982

 

 

Hasta un puente de madera para cruzar el río, como en los Belenes, hubo en el decorado de los programas especiales de la segunda parte de la tercera etapa (23 de diciembre de 1983 y 6 de enero de 1984).

 

«Un, dos, tres...» - 1983

 

 

En el decorado de estos programas especiales los niños, con sus patines, danzaban rodeando una supuesta pista de hielo.

 

«Un, dos, tres...» - 1985

 

 

La misma tendencia continuó en los especiales infantiles de las etapas posteriores, únicamente variada en el programa de la octava etapa, que al estar dedicado a las Navidades del conde Drácula, el decorado fue el interior de un castillo oscuro y tenebroso.

 

 

 

 

EL VESTUARIO

 

Normalmente, en estos programas especiales navideños, las azafatas solían ir vestidas como “Mamá Noeles”, con trajes rojos y blancos, sin faltar los gorros con borla.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972

 

 

En el especial infantil de enero de 1973, las azafatas lucieron un traje de holandesas que les favorecía mucho.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1973

 

 

Para el especial dedicado a los cómics (7 de enero de 1977) las azafatas utilizaron su uniforme oficial con camisetas con el logotipo del programa o con el dibujo de la calabaza Ruperta. Sí utilizaron el traje de “Mamá Noel” en el programa dedicado a la Navidad (23 de diciembre de 1977), que no fue un programa especial con niños.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1977

 

 

También vestidas de “Mamá Noel” vimos a los dos grupos de azafatas de la tercera etapa.

 

«Un, dos, tres...» - 1983

 

 

En cambio, en el especial de la cuarta etapa (21 de diciembre de 1984), aunque las azafatas también fueron con trajes rojos con estampados blancos, no eran los típicos trajes de Papá Noel.

 

«Un, dos, tres...» - 1984

 

 

Sí volvieron a utilizar esos trajes de “Mamá Noel” las azafatas en el programa especial de Navidad de la quinta etapa, emitido el 20 de diciembre de 1985.

 

«Un, dos, tres...» - 1985

 

 

En el especial navideño de la sexta etapa (21 de diciembre de 1987) el vestuario cambió sensiblemente, y las azafatas aparecieron vestidas con ropas de abrigo, pero como podían ser las utilizadas por chicas jóvenes de su época: chaquetas jeans, y bufandas, gorros y guantes a juego.

 

«Un, dos, tres...» - 1987

 

 

De forma parecida, con bufandas y gorros y jerseys con estampados navideños, lucieron las azafatas y la presentadora Miriam Díaz-Aroca en el programa especial de Navidad (20 de diciembre de 1991) y de Reyes Magos (3 de enero de 1992).

 

«Un, dos, tres...» - 1991

 

 

Pero Miriam y las azafatas no fueron las únicas que se vistieron de forma especial por ser Navidad; también Jordi Estadella cambió su tradicional traje y corbata por una divertidísima chaqueta de rayas rosas y blancas y una pajarita azul.

 

«Un, dos, tres...» - 1991

 

 

Ni Papá Noeles, ni bufandas, ni gorros, ni estampados de renos pudimos ver en el especial de Navidad de la octava etapa, ya que el programa que se emitió el 25 de diciembre de 1992 estuvo dedicado a las Navidades del Conde Drácula y las azafatas fueron de virginales víctimas del conde, Miriam Díaz-Aroca de vampiresa, y Jordi Estadella apareció elegantemente vestido de Drácula.

 

«Un, dos, tres...» - 1992

 

 

En la novena etapa (24 de diciembre de 1993) las azafatas volvieron a aparecer vestidas de “Mamá Noel”, con un traje muy similar al que diez años después, en el programa dedicado a “Cuento de Navidad” (6 de febrero de 2004) utilizaron las azafatas de «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!».

 

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

 

 

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es