Inicio > Un recorrido por la historia del «Un, dos, tres...» > Temas clásicos del «Un, dos, tres...» > Los piratas

 

 

Los piratas

en el «Un, dos, tres...»

 

 

 

 

El tema de los piratas fue tratado en numerosas ocasiones a lo largo de la historia del «Un, dos, tres...».

  • En la primera etapa, el quinto programa temático (recordemos que las quince primeras emisiones no estaban dedicadas a ningún tema) giró en torno a la piratería.

     

    «Un, dos, tres... responda otra vez» - 1972

       

  • En la segunda etapa, el último programa de 1976, antes de las fiestas de Navidad, también estuvo dedicado a los piratas.

     

    «Un, dos, tres... responda otra vez» - 1976

       

  • El 28 de enero de 1983, ya en la tercera etapa, volvió a haber un programa dedicado a los piratas.

     

    «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

       

  • En la cuarta etapa, el 18 de enero de 1985, el programa estuvo dedicado a los piratas del Caribe en el siglo XVI.

  • Después de haber tratado el tema de los piratas en cuatro etapas consecutivas, no volvió a haber programa dedicado a este tema hasta la novena etapa, en la que la emisión número cinco trató sobre los piratas del Caribe.

  • En «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» hubo dos novelas que versaron sobre la piratería: “Sandokán” y “La isla del tesoro”.

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

 

  

 

 

Los programas comenzaban, como siempre, con el diálogo entre el presentador o presentadora con la parte negativa. En varios de estos programas se repitió el gag de la pata de palo. “Los Tacañones” proponían al presentador que para ambientar mejor el programa podían usar una pata de palo, pero como en el programa todo era verdad, el presentador debía cortarse una de sus piernas.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1976

“Don Rácano” trata de convencer a Kiko
Ledgard de que utilice una pata de palo

 

 

Tenemos constancia de que este gag  se realizó en los programas dedicados a los piratas de la segunda, tercera y novena etapa de «Un, dos, tres...», si bien en esta última la víctima de “las Tacañonas” no iba a ser Josep María Bachs, sino la azafata Paula.

 

En ninguno de los dos programas de «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» que versaron sobre novelas de piratas se realizó este gag, pero es de destacar que en el programa dedicado a “La isla del tesoro” es cuando se produjo el cambio de la parte negativa, siendo sustituido el “coronel McPhantom” por el “general Antilivroff” y su ayudante “Dimitri Moskarov”.

 

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

 

  

 

 

En estos programas dedicados a los piratas, las azafatas aparecían desde el comienzo vestidas de corsarias, sin utilizar los uniformes oficiales que lucían durante la tanda de preguntas en algunos programas.

 

Britt - «Un, dos, tres... responda otra vez» (1972)

         

Victoria Abril - «Un, dos, tres... responda otra vez» (1976)

          Alejandra Grepi - «Un, dos, tres...» (1983)           Naomi Unwin - «Un, dos, tres...» (1985)

 

 

Mayte Navarrete - «Un, dos, tres...» (1993)           Mayte Navarrete - «Un, dos, tres...» (1993)

 

 

Incluso Kiko Ledgard se vistió de pirata en el programa de la primera etapa.

 

Kiko Ledgard - «Un, dos, tres... responda otra vez» (1972)

 

  

 

 

En las eliminatorias hubo bastante variedad en estos programas. Por ejemplo, en el programa de la segunda etapa los concursantes, ataviados con una pata de palo, debían cruzar por una pasarela repleta de agujeros, con el riesgo de que la pata entrara en uno de ellos. El concursante que menos tiempo empleara en cruzarla ganaba la prueba.

 

En cambio, en la tercera etapa la prueba consistía en una lucha de sables entre piratas. Las chicas de cada pareja debían pelear sobre unos palos de madera tratando de no caer a un mar repleto de tiburones.

 

«Un, dos, tres...» - 1983

 

 

Pero una de las participantes se hizo daño en un tobillo y hubo que suprimir la prueba y sustituirla por otra en el que los concursantes debían conseguir el mayor número de ranas posible. Mayra Gómez Kemp lo pasó realmente mal durante el recuento de las ranas porque le tiene auténtica fobia a estos anfibios.

 

«Un, dos, tres...» - 1983

 

 

En la cuarta se adaptó la clásica eliminatoria de la escalada por una rampa, que ya se había utilizado en otros programas. Los concursantes masculinos debían abordar el barco subiendo por una empinadísima rampa con la ayuda de una cuerda, mientras que sus rivales tratarían de evitarlo arrojándoles cubos con agua, tierra, etc.

 

La prueba se desarrolló con una rapidez extraordinaria, porque el concursante de la pareja número uno consiguió llegar a lo alto en poco más de un minuto.

 

En la novena etapa, la “teniente Marián Rambón Bachs” propuso a los concursantes una prueba que consistía en alcanzar una bandera pirata; para hacerlo debían avanzar sobre unos ejes giratorios que dificultaban la tarea.

 

En este vídeo vemos el desarrollo de esta eliminatoria.

 

 

  

En «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» las eliminatorias no fueron pruebas físicas, sino preguntas sobre los libros en cuestión: “Sandokán” y “La isla del tesoro”.

 

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

 

  

 

 

En la subasta, como es lógico, el decorado hacía referencia a motivos piratas. En la segunda y tercera etapa, se trataba de un barco con todos los elementos propios de los navíos piratas: la bandera con la calavera y las tibias cruzadas, la Santa Bárbara, el timón, etc.

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1976

 

 

En la cuarta etapa, en cambio, el decorado simulaba ser una isla, con sus palmeras, su fortaleza de vigilancia, sus tesoros escondidos, etc.

 

En la novena etapa, el decorado simulaba ser la proa de un barco pirata, idea que también fue utilizada en el programa dedicado a “Sandokán” en 2004. En cambio, el decorado de “La isla del tesoro” no podía ser otro que una isla.

«Un, dos, tres...» - 1985

El suelo del decorado del programa de
la cuarta etapa era arena de verdad

 

  

 

 

Los personajes que iban apareciendo por la subasta eran piratas, corsarios, bucaneros, filibusteros... más o menos rudos...

 

«Un, dos, tres... responda otra vez» - 1976

          «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004
Bigote Arrocet participó como pirata en tres
de los siete programas que trataron este tema
  Víctor Sandoval interpretó a un “Sandokán” pijo

 

 

Era tradicional que en estos programas interrumpieran constantemente la subasta un grupo de piratas que contaba chistes cortos y muy malos, y que terminaban su actuación cantando “Un, dos, tres... Un, dos, tres... Dentro de un momento, volvemos otra vez”.

 

En la segunda etapa este grupo de piratas estaba compuesto por Luis Barbero, Pepe Carabias y Teófilo Calle. En la tercera etapa fue Raúl Sénder acompañado de un grupo de figurantes. En la cuarta etapa, los piratas que interrumpían a Mayra en la subasta fueron Bigote Arrocet, los hermanos Calatrava y Arévalo. En la novena etapa el trío de piratas estaba compuesto por Jordi Soler, Enrique Villanueva y José María Bello. En los dos programas de «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» que versaron sobre temas de piratas Pablo Sánchez, Javier Sáenz y “Sacris” fueron el trío de piratas que interrumpían constantemente a Luis Roderas en el desarrollo de la subasta.

 

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

          «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

 

 

La actriz Teté Delgado interpretó a la madre gallega de Sandokán en el programa dedicado a esta novela de Emilio Salgari (23 de enero de 2004).

 

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

 

 

Otro personaje que solía aparecer en los programas dedicados a la piratería era la reina Isabel I de Inglaterra, que otorgaba patente de corso a piratas como Francis Drake. En la cuarta etapa fue la actriz Eugenia Roca quien interpretó este papel.

 

En este vídeo vemos la actuación de Eugenia Roca.

 

 

 

En el programa dedicado a los piratas de la novena etapa la actriz Luisa Martín representó el papel de la Reina Isabel I.

 

En este vídeo vemos su actuación.

 

 

 

En el programa dedicado a “Sandokán”, en 2004, fue Rosario Pardo la que se metió en la piel de Su Graciosa Majestad.

 

Rosario Pardo - «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» (2004)

 

  

 

 

En el apartado de los número musicales, los encontramos a partir de la cuarta etapa, ya que las chicas de las etapas primera, segunda y tercera aún no cantaban. En aquel programa dedicado a los piratas del Caribe del siglo XVI, en la cuarta etapa (18 de enero de 1985), Kim, Gloria, Lydia, Mari Luz y Naomi protagonizaron dos estupendos musicales. En el primero ejercen de mujeres que son abandonadas por los piratas en una isla desierta; en el segundo se convierten en bucaneras y nos cuentan cómo ser un buen pirata.

 

Este número musical se ha convertido en un clásico del «Un, dos, tres...», ya que su letra y música volvieron a ser utilizadas en el programa de la novena etapa y en el dedicado a “La isla del tesoro”.

 

Salvador Melgares - «Un, dos, tres...» (1993)

El bailarín Salvador Melgares convertido en pirata

 

 

En el programa dedicado a los piratas del Caribe de la novena etapa (17 de diciembre de 1993) hubo además un número protagonizado por Nieves Aparicio, Paula Vázquez y Diana Lázaro sobre lo “chachi” que es ser pirata.

 

En el programa dedicado a “Sandokán” (23 de enero de 2004), hubo un simpático número musical dedicado al “pirata barrigón”.

 

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

 

  

 

 

Entre los premios que se le solían ofrecer a los concursantes en los programas dedicados a los piratas, destaca el de la bota, de la que los concursantes tenían que catar su contenido y decir la procedencia y el año de su cosecha. El premio monetario que el presentador ofrecía era tentador, pero los concursantes solían rechazarlo por considerarse unos profanos en enología. Pero nada más lejos de la realidad, ya que el contenido de la bota no era vino, sino leche, luego señalar la procedencia era fácil (la vaca) y el año de su cosecha también (pues de llevar muchos años la leche en la bota se habría agriado).

 

Otro premio repetido en estos programas fue el del timón. Los concursantes elegían algunos de los palos del timón y el presentador extraía unos papelitos en los que había consignada una cantidad de dinero. Los concursantes del programa dedicado a los piratas de la tercera etapa se quedaron con este regalo, pero no cayeron en la cuenta del juego de palabras: “timón” es un timo muy grande, y eso era el regalo, un timo, porque las cantidades eran irrisorias.

 

Otro de los premios que se ofreció en alguna ocasión en los programas dedicados a los piratas fue un barco fueraborda, regalo ofrecido en muchísimas ocasiones en «Un, dos, tres...» y que pocos concursantes consiguieron ganar.

 

«Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!» - 2004

Las bailarinas Elisabeth y Mónica; detrás, el equipo del
programa preparando el yate para mostrarlo en cámara

 

 

Agradecemos a David y Jorge las fotos que nos enviaron

 

 

volver atrás

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es