Inicio > Los decorados > Las escaleras y gradas del público · 1

 

 

Las escaleras y
gradas del público

 

 

 

En la dos primeras etapas de «Un, dos, tres... responda otra vez» (1972-1973  y 1976-1978), la zona de las gradas se decoraba según la temática del programa en cuestión, al igual que la mesa de Kiko Ledgard. No obstante, en las primeras emisiones de la primera etapa, como el programa no se dedicaba a un tema en particular, se usó una mesa de estilo rococó.

 

  

 

El público se sentaba en sillas de plástico de color rojo o blanco.

 

Existía una estrecha escalera por la que ocasionalmente hacía su aparición algún cómico, aunque lo usual es que lo hicieran por una puerta lateral decorada al estilo “Mingote”, tan de la estética de la época. Por esta misma puerta y por otra, situadas a ambos lados del plató, entraban los regalos que los concursantes ganaban o perdían.

 

 

 

 

 

En la tercera etapa (1982-1984) se producen cambios importantes en las gradas y escalera. Dejando atrás la costumbre de las etapas anteriores de adecuar la grada y mesa de la subasta al tema a que estuviera dedicado cada programa, se diseñó una única mesa, la misma para todas las emisiones, y las gradas siempre presentaban el mismo aspecto.

 

 

En el centro del plató, entre dos gradas de siete filas de asientos, una escalera bajaba desde un octógono con el logotipo de «Un, dos, tres...» en números. La mesa de la subasta era rectangular, con un solo apoyo que asemejaba una columna estriada. La pared del fondo de la grada estaba iluminada en color azul.

 

 

 

En la izquierda del plató (según se veía desde la zona de cámaras) había una cortina por donde aparecían los cómicos. Y a su lado, una puerta con los números 1, 2 y 3 custodiaba los premios que los concursantes perdían o ganaban en la subasta.

 

 

 

 

 

En la  cuarta etapa (1984-1985), «Un, dos, tres...» cambió de plató y se trasladó a otro más grande. La zona de las gradas y la escalera experimentó significativos cambios. Fue en esta etapa cuando vimos por primera vez un estilo de decoración que se repitió en muchas etapas posteriores. Se trataba de la escalera con los peldaños iluminados en color dorado, y los paneles frontales también iluminados en color dorado, que separaban las gradas inferiores del gallinero (filas superiores de la grada).

 

 

 

Es de destacar que en esta etapa predominó el color rojo en las paredes del plató y en la propia mesa de Mayra.

 

 

 

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es