Inicio > Los números musicales y el ballet del «Un, dos, tres...» > Los números musicales de la octava etapa · 1

 

 

Los números musicales
 de la octava etapa de «Un, dos, tres...»

1

 

 

 

En la octava etapa la coreografía corría a cargo de Sally O’neill. En esta etapa se observa un aumento del número de bailarinas, pero, en cambio, se redujeron los números musicales corales, y en su lugar se utilizaron números individuales o por parejas. Además, Miriam Díaz-Aroca y Jordi Estadella participaron en varios musicales, así como Andrea Bronston, que también en muchas ocasiones prestó su voz a las azafatas para que cantaran en play back.

 

         

 

  

 

 

El primer programa, dedicado a los concursos de TVE (2 de octubre de 1992), se abrió con un número musical en el que las azafatas se quejaban del papel que les ha correspondido ejercer en los concursos. La base musical es la de “We are what we are”, del musical «La cage aux folles».

 

«Un, dos, tres...» - 1992

 

  

Durante la subasta se emitió un simpático número musical protagonizado por Joaquín Prat, Constantino Romero y Jordi Estadella, en el que rivalizan por ver quién presenta el mejor concurso de televisión.

 

 

 

El programa termina con un número musical en el que participaban todo el equipo, menos Jordi Estadella, vestidos de personajes del circo, con la mítica música del último número musical de la etapa anterior.

 

«Un, dos, tres...» - 1992

 

  

 

 

El programa dedicado al tiempo (9 de octubre de 1992) comenzó con un número protagonizado por Carolina Rodríguez y María Abradelo, sobre el “tempus fugit”.

 

 

 

En la subasta, Marta de Pablo, Alejandra Cano, Lucy Lovick y Mayte Navarrete protagonizan un número musical sobre las cuatro estaciones, con música de Vivaldi.

 

«Un, dos, tres...» - 1992

Los bailarines Sebastián, Nieves, María y Alejandro vestidos de invierno

 

  

 

 

En el programa dedicado a lo que hoy suena (16 de octubre de 1992) las actuaciones de artistas invitados sustituyeron los números musicales de las azafatas.

 

  

 

 

En el programa dedicado al Renacimiento (23 de octubre de 1992) hubo tres números musicales. En el primero, María Abradelo y Mayte Navarrete celebran el tránsito de la Edad Media al Renacimiento.

 

El segundo estuvo protagonizado por Carolina Rodríguez (doblada por Andrea Broston), interpretando a Lucrecia Borgia.

 

  

 

Y en el tercero, Miriam Díaz-Aroca trata el tema de la sonrisa de “La Gioconda”, y el casting que tuvo que hacer Leonardo da Vinci hasta encontrar la modelo perfecta.

 

 

  

 

 

En el programa dedicado a Turquía (30 de octubre de 1992) no hubo números musicales.

 

  

 

 

El 6 de noviembre de 1992 el programa comenzó dedicado al erotismo. Durante la eliminatoria Marta de Pablo y Carolina Rodríguez ejecutaron la danza de los siete velos, que los concursantes debían imitar.

 

En la subasta el programa dio un giro y estuvo dedicado al descubrimiento de América, con una retransmisión del 12 de octubre en directo, con la participación de importantes actores. Hubo tres números musicales; el primero trata de los problemas que tenía Colón con los huevos; el segundo recoge el episodio de la expulsión de los judíos de España, con la música de la tradicional canción hebrea “Hava nagila”; y en el tercero, las azafatas, vestidas de indígenas, cuentan la llegada de los españoles a América.

 

 

  

 

 

En el programa dedicado al fuego (13 de noviembre de 1992) hubo dos números musicales. El primero estuvo protagonizado por María Abradelo y Mayte Navarrete, que hacían de “demonios” en el infierno con el ritmo de “El manisero”.

 

 

 

El segundo contó con un cuerpo de bomberos muy sexy, a cargo de Marta de Pablo, Lucy Lovick y Alejandra Cano. La base musical era la de “Cheek to cheek”.

 

 

  

 

 

En el programa dedicado a Sherlock Holmes (20 de noviembre de 1992) hubo cuatro números musicales. En el primero, emitido antes de la tanda de preguntas, cantaba Miriam Díaz-Aroca, con la base musical de “Im an ordinary man”, de la comedia musical «My fair Lady».

 

En el segundo número, Alejandra Cano pone en marcha una investigación sobre el propio Sherlock Holmes.

 

 

 

El tercero estaba protagonizado por Lucy Lovick a lo Marilyn Monroe, y trataba de la lupa, con la base musical de “My heart belongs to daddy”.

 

 

 

En el último número musical, Andrea Bronston se lamenta del final de la literatura escrita.

 

  

 

 

En el programa dedicado a los balnearios (27 de noviembre de 1992) hubo dos números musicales corales. En el primero las azafatas deben ponerse a dieta porque están muy “rellenitas”.

 

 

 

En el segundo nos sumergen en un balneario de principios del siglo XX al ritmo del charleston de James P. Johnson.

 

  

 

 

En el programa dedicado a la crisis (4 de diciembre de 1992) pudimos ver tres números musicales. En el primero, María Abradelo y Carolina Rodríguez representan a dos pobres en el Berlín de la posguerra, y cantan con la música de “Money, money”.

 

 

 

Mayte Navarrete protagoniza el segundo musical, que trata sobre la crisis del petróleo. La música es la de “Gold finger”.

 

 

 

En el tercero Tiffany Smith y Lucy Lovick, acompañadas por sus compañeras azafatas y del ballet,  interpretan un número sobre el crack del 29 con la música de “New York, New York”.

 

 

  

 

 

En el programa dedicado a los enigmas (11 de diciembre de 1992) Mayte Navarrete y María Abradelo abren la subasta con un número muy sabrosón acerca del enigma del triángulo de Las Bermudas.

 

 

 

El segundo número musical está protagonizado por Alejandra Cano y trata sobre el enigma del sexo de los ángeles. La música es la de “Lili Marlén”.

 

  

 

 

En el programa dedicado al mundo del disco (primera parte) (18 de diciembre de 1992) no hubo números musicales de las azafatas, sino actuaciones de cantantes y grupos de moda.

 

  

 

 

En el programa dedicado a las Navidades del conde Drácula (25 de diciembre de 1992) las azafatas, vestidas de vampiresas, se quejaban de que ya no daban miedo a los niños de hoy. Es un número coral en el que participan todas las chicas menos Marta y Alejandra. La base musical es la de “Hanky panky” de Madonna.

 

 

  

 

 

En el programa dedicado al mundo del disco (segunda parte) (1 de enero de 1993) las actuaciones de artistas invitados sustituyeron los números musicales de las azafatas.

 

  

 

 

En el programa dedicado a las rebajas (8 de enero de 1993) pudimos ver un número musical protagonizado por Carolina Rodríguez y María Abradelo para un programa de la séptima etapa, pero que no se había llegado a emitir.

 

 

  

 

 

En el programa dedicado a la moda (15 de enero de 1993) Marta de Pablo protagonizó uno de los números musicales, sobre las nuevas modas que afectan a los hombres. La base musical era la de “Bye, bye, blackbird”.

 

 

 

El segundo número corrió a cargo de Miriam Díaz-Aroca, sobre la relación entre la moda y la historia de Rusia. La base musical es la de “Kalinka”.

 

  

 

 

En el programa dedicado a Egipto: buscando a Cleopatra (22 de enero de 1993) se volvieron a representar números musicales de otras etapas.

 

«Un, dos, tres...» - 1992

 

 

El programa comienza con un número coral (aunque sin Carolina y Marta) que era el mismo del programa dedicado a la arqueología de la sexta etapa, con la música de “Live is a cabaret”.

 

En la subasta, Marta de Pablo reprodujo el musical que Silvia Marsó hizo en el programa dedicado a Egipto (10 de junio de 1983).

 

 

 

Y Carolina Rodríguez repitió el que hizo Naomi en el programa dedicado a la antigua Roma (11 de enero de 1985), con la base musical de “Daddy”.

 

Además, Raúl Sénder se metió en la piel de Cleopatra cantando una divertida canción.

 

 

 

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es