Inicio > Un recorrido por la historia del «Un, dos, tres...» > Listado de programas de la tercera etapa > “El debut de las secretarias”

 

 

“El debut de las secretarias”

20 de mayo de 1983

 

 

          

          

 

 

 

El programa del 20 de mayo de 1983 llevó por título “El debut de las secretarias”; pero no sólo debutaron las nuevas azafatas, sino también una nueva mascota que venía a sustituir a la calabaza Ruperta: la bota Botilde, cuya cabecera vimos por primera vez aquella noche.

 

En este vídeo vemos la cabecera del programa.

 

 

  

 

  

Como en cada programa, Mayra Gómez Kemp bajó la escalera y la escoltaron Patricia Solís e Irene Foster; en el set de azafatas estaban Françoise Lacroix y Alejandra Grepi. Éstas eran las cuatro azafatas que quedaban del sexteto inicial, y que esa noche se despedían de los espectadores porque iban a ser sustituidas por otras secretarias.

 

Patricia Solís - «Un, dos, tres...» (1983)

          

Alejandra Grepi - «Un, dos, tres...» (1983)

          

Françoise Lacroix - «Un, dos, tres...» (1983)

          

Irene Foster - «Un, dos, tres...» (1983)

Patricia   Alejandra   Françoise   Irene

 

 

Mayra y Chicho tuvieron palabras de despedida y agradecimiento a las chicas, y “las Tacañonas” bromearon con el hecho de que las despidieran, poniéndose unas barbas postizas y remojándolas en una palangana por aquello de que “cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

 

«Un, dos, tres...» - 1983

  

 

Los concursantes que participaron en este programa fueron presentados por Alejandra, Françoise e Irene, respectivamente; los campeones de la semana anterior eran Nieves López y Pepe Calvo, amigos y residentes en Madrid; la segunda pareja estaba formada por Daniel Martínez y Belén Álvarez, amigos y residentes en Oviedo; y la primera pareja estaba compuesta por Eduardo y Lourdes Verdes, hermanos y residentes en Madrid.

 

La primera pregunta para Lourdes y Edu fue la siguiente:

  

Parece ser que en todo el mundo los precios se han disparado y las cosas andan por las nubes. Para consolarnos un poco, hablemos ahora de cosas baratas. Dígannos, por 25 pesetas, cosas que se vendan normalmente en un comercio y valgan menos de 25 pesetas. Por ejemplo, una caja de cerillas. Un, dos, tres... responda otra vez. 

 

Los concursantes dijeron un buen número de respuestas; en total, catorce, lo que les subía el marcador hasta las 350 pesetas.

 

 

La primera pregunta para Belén y Daniel fue la siguiente:

  

De todos es sabido que una mujer fue la causa de nuestra perdición; me refiero, por supuesto, a Eva. Doña Eva le ofreció la manzana a Adán y todos sus descendientes nos quedamos sin paraíso. Pero no hablaremos de Eva; hablaremos más bien del árbol donde Eva tomó la manzana. Por 25 pesetas, deben decirnos árboles que den frutos comestibles. Por ejemplo, el manzano. Un, dos, tres... responda otra vez. 

 

Aunque no dieron tantas respuestas acertadas como la primera pareja, no anduvieron mal del todo y consiguieron decir nueve y acumular 225 pesetas.

 

 

La primera pregunta para Pepe y Nieves fue ésta:

  

Los adjetivos que denotan la patria de las personas se denominan gentilicios. Hablemos de gentilicios y dígannos, por 25 pesetas, gentilicios de naciones. Por ejemplo, españoles. Un, dos, tres... responda otra vez. 

 

Los campeones cayeron en el error común de decir “inglés”, por lo que las “Tacañonas” tuvieron que detener el tiempo y Mayra volvió a explicar que la nación no es Inglaterra sino el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

 

«Un, dos, tres...» - 1983

  

 

Hasta ese error, los concursantes habían dicho dos respuestas acertadas, lo que suponía 50 pesetas solamente.

 

 

La segunda pregunta para la primera pareja fue la siguiente:

  

Desde Santurce a Bilbao vengo por toda la orilla con la falda remangada luciendo la pantorrilla. La dama de la canción iba vendiendo una cosa. ¿Saben ustedes de qué se trata? Sardinas frescas, claro. Pero no hablaremos de sardinas, sino de sardanas, que aunque los vocablos se diferencian en una sola letra, lo que definen es muy distinto. Cójanse de la mano y, por 350 pesetas, dígannos cantos y bailes folclóricos de España. Atención, que no es necesario que sean las dos cosas; pueden ser cantos o bailes. Por ejemplo, la sardana. Un, dos, tres... responda otra vez. 

 

Estos hermanos volvieron a demostrar su compenetración y consiguieron responder siete cantos y bailes, lo que les colocaba el marcador con 2.450 pesetas.

 

 

La segunda pregunta para la segunda pareja fue ésta:

  

A pesar de que Julio Verne fue un adelantado en concebir la posibilidad de un viaje a la luna, nosotros, que pudimos seguir por la televisión y la prensa esa gran aventura del hombre, conocemos más detalles que los que imaginó el inisgne escritor. Hablando de la odisea espacial, dígannos, por 225 pesetas, máquinas, artefactos y materiales que guardan relación directa con los viajes espaciales. Por ejemplo, la plataforma de lanzamiento. Un, dos, tres... responda otra vez. 

 

El número de respuestas acertadas fue de diez, por lo que su marcador subió hasta las 2.250 pesetas.

 

 

La segunda pregunta para los campeones fue la siguiente:

  

Ustedes habrán oído decir aquello de “mi gozo en un pozo”, refiriéndose a una desilusión. El pozo donde se hundió ese gozo sería de agua, porque si hubiera sido de petróleo, la desilusión se hubiera convertido en alegría. Ya que hablamos de petróleo, por 50 pesetas, dígannos países productores de petróleo; por ejemplo, Kuwait. Un, dos, tres... responda otra vez. 

 

Aunque el número de respuestas no estuvo mal del todo (un total de seis), al multiplicar por tan sólo 50 pesetas su marcador quedó con 300 pesetas, muy alejado del de las otras dos parejas.

 

«Un, dos, tres...» - 1983

  

 

La tercera pregunta para Lourdes y Edu fue la siguiente:

  

Es posible seguir los giros del eterno tiovivo de las estaciones observando los árboles. En primavera comienzan a despuntar las hojas; en el verano llegan a su máximo desarrollo y verdor; en el otoño se amarillean; y los vientos y los fríos del invierno desnudan a los árboles. Precisamente, a los árboles a los que ahora vamos a referirnos. Por 2.450 pesetas, deben decirnos árboles de Europa de hoja caduca. Por ejemplo, el roble. Un, dos, tres... responda otra vez. 

 

Hasta el error de mencionar al naranjo, el número de respuestas correctas fue de seis y un total de 14.700 pesetas.

 

 

La tercera pregunta para Belén y Daniel fue la siguiente:

  

Sin duda alguna, uno de los más recientes géneros literarios es la ciencia ficción, a pesar de que muy bien pueden considerarse autores de ciencia ficción a varios escritores del pasado siglo. Hagan que su memoria se embarque en un platillo volante y dígannos, por 2.250 pesetas, autores de cuentos y novelas de ciencia ficción. Por ejemplo, Julio Verne. Un, dos, tres... responda otra vez. 

 

Necesitaban siete respuestas para superar a la primera pareja, pero no fueron capaces de alcanzarlas; de hecho, se quedaron tan sólo con una respuesta y 2.250 pesetas.

 

 

La tercera pregunta para Pepe y Nieves fue ésta:

  

Llámase profecía al don sobrenatural que consiste en conocer las cosas futuras. La historia registra el paso de muchos profetas; a la mayoría se les cita en las páginas de la Biblia. Traten ahora de recordarlos; por 300 pesetas, dígannos profetas y jueces de la Biblia. Por ejemplo, Isaías. Un, dos, tres... responda otra vez. 

 

Los campeones se vieron obligados a ceder su banda de campeones, ya que tan sólo dieron dos respuestas acertadas, lo que su marcador quedó en 600 pesetas.

 

En este vídeo vemos la tercera pregunta a la tercera pareja, y el resultado de la tanda de preguntas.

 

 

  

 

  

Tras la pausa publicitaria, y antes de que Mayra explicara la mecánica de la eliminatoria, conocimos otra de las novedades del «Un, dos, tres...»: los sufridores, que todavía no eran encerrados en una celda, sino que se sentaban en primera fila en el público.

 

La eliminatoria consistía en el “salto a la fama” que todo el equipo le deseaba a las nuevas azafatas.

 

Mayra Gómez Kemp - «Un, dos, tres...» (1983)

Mayra presentó a los sufridores y
explicó la mecánica de la eliminatoria

 

 

Mayra Gómez Kemp nos explica la mecánica de la eliminatoria en este vídeo.

 

 

 

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es