Inicio > Las mascotas del «Un, dos, tres...» > La calabaza Ruperta

 

 

La calabaza Ruperta
La mascota más recordada y
emblemática
del «Un, dos, tres...»

 

 

 

 

La calabaza Ruperta fue la mascota del «Un, dos, tres...» desde 1972 a 1983, y posteriormente volvió a las pantallas durante las tres etapas de los 90 (1991-1994) y en 2004 con «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!».

 

         

 

 

En los primeros programas, esta simpática calabaza no tenía ni nombre ni rostro. Simplemente, simbolizaba el peor premio que podían llevarse los concursantes, es decir, nada.

 

Pero al genial Ibáñez Serrador se le ocurrió una idea: ponerle nombre a la calabaza. Desde entonces y para siempre, los espectadores conocerán a esta mascota por su nombre: Ruperta. Ya con nombre, había que ponerle cara a la calabaza. Ese trabajo le correspondió a José Luis Moro, que le dibujó ojos, mejillas y esa sonrisa tan entrañable.

 

En la segunda etapa del programa (1976-1978), Ruperta alcanzó todo el protagonismo que se merecía. Ya todo el mundo la conocía y la cabecera del programa era toda para ella. Nos demostró que sabía cantar, aunque la voz se la tenía que prestar el propio Narciso Ibáñez Serrador. El truco era el siguiente: Chicho grababa la canción del programa y después los técnicos de sonido aceleraban la velocidad de reproducción y se conseguía el efecto.

 

Ruperta todavía tenía fuerzas para aparecer en la tercera etapa, pero al cabo de los 37 programas, el jefe decidió que era hora de jubilarla. A sus once años, los espectadores dijeron adiós a Ruperta en un programa especial dedicado a ella emitido el 13 de mayo de 1983. La semana siguiente, Ruperta ya no aparecía en el programa y la bota Botilde era la encargada de sustituirla.  

 

  

 

 

 

 

Con el tiempo, la calabaza Ruperta volvería a nuestros hogares la noche de los viernes. Después de varias etapas en que se habían sucedido diversas mascotas, el 13 de septiembre de 1991 (séptima etapa), la calabaza volvió a ponerse al frente de la cabecera del programa, dando lo mejor de sí misma, con un aspecto más rejuvenecido y acompañada de unas calabacitas que le hacían los coros.

 

         

 

 

La introducción de radicales cambios en el programa en esta séptima etapa, como los presentadores y azafatas, quizás llevó a Chicho Ibáñez Serrador a considerar que había que volver a los orígenes y recuperar a la calabaza Ruperta como mascota.

 

La idea fue un éxito y la calabaza seguía siendo recordada por la mayoría de los espectadores a pesar del tiempo transcurrido desde su última aparición en el programa.

 

  

 

 

 

 

En 2004, con la renovada versión del concurso, Ruperta vuelve a todos los hogares de los españoles con un libro debajo del brazo. La calabaza es ya un símbolo del programa y no podía faltar en el «Un, dos, tres... ¡a leer esta vez!».

 

         

 

 

La calabaza Ruperta se convierte así en la única mascota que ha conocido a todos los presentadores de «Un, dos, tres...». En todos los años que estuvo en el programa no siempre supuso un premio malo; en muchas ocasiones escondía en su interior coches, apartamentos, grandes sumas de dinero... y hasta Rupertitas de chocolate.

 

  

 

 

 

Y aunque originariamente en «Un, dos, tres...» llevarse a Ruperta era algo negativo, porque suponía irse a casa con las manos vacías, con el paso del tiempo la calabaza se convirtió en un símbolo entrañable; por eso, en los años 90, Narciso Ibáñez Serrador se inventó una especie de Mr. Hyde” de Ruperta, y la bautizó como Ruperta Malos Pelos.

 

A juzgar por la imagen, el nombre le hace plena justicia...

 

 

 

Una entrevista a la
calabaza Ruperta

 

El periodista Javier de Montini tuvo la oportunidad
de entrevistar a la calabaza Ruperta en 1976

  

Álbum de fotos de
la calabaza Ruperta

Haz clic para entrar en el álbum de fotos de la calabaza Ruperta

  

  

volver atrás

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es