Inicio > Los decorados > Los sets de las azafatas contables · 2

 

 

Los sets de las
azafatas contables

 

 

 

 

En la cuarta etapa del «Un, dos, tres...» se diseñó un nuevo set para las azafatas, que simulaba ser una máquina con muchos tubos y colores.

 

Como novedad en el set de las azafatas contables respecto a las etapas anteriores, destaca la máquina de las pesetas accionada por Naomi. Las respuestas de la primera pregunta dejaban de multiplicarse por las clásicas 25 pesetas y la cantidad iba a depender del azar materializado en una máquina de tres cilindros. En el primero sólo había ceros y unos (aunque más ceros que unos); en el segundo encontrábamos los números del 1 al 5; y en el tercer cilindro estaban todos los números naturales (del 1 al 9). De tal forma que la cantidad podía oscilar entre un mínimo de 11 pesetas y un máximo de 159. El estreno de la máquina (9 de noviembre de 1984) no fue muy positivo para los concursantes ya que arrojó la ínfima cantidad de 18 pesetas.

 

«Un, dos, tres...» - 1984

 

 

Durante los cinco primeros programas de la etapa, los marcadores de los concursantes se colocaron detrás de la contable, Lydia Bosch.

 

En este mismo set se colocaba Eugenia Enchufols del Tot, la nueva parte negativa.

«Un, dos, tres...» - 1984

 

«Un, dos, tres...» - 1984

 

 

Pero con el regreso de las Tacañonas al programa, todo volvía a ser como en la etapa anterior: las azafatas tendrían su set y la parte negativa el suyo. Se conservaba el mismo set de las secretarias, si bien se volvió a pintar para restarle colorido y se suprimieron los marcadores de los concursantes de detrás de la contable y volvían a situarse en el propio set de los concursantes.

 

«Un, dos, tres...» - 1985

 

  

 

 

En la quinta etapa se cambió el set de las azafatas. Se volvían a utilizar motivos escolares (como tijeras, plumas y lápices) para el decorado.

 

«Un, dos, tres...» - 1985

 

 

 

 

En la sexta etapa de «Un, dos, tres...» se diseñó un set que simulaba ser una hoja de cuaderno con operaciones matemáticas. Lápices, gafas y los números 1, 2, 3 completaban el decorado. Las secretarias podían sentarse en un enorme tintero o en un sofá cuyo respaldo y brazos eran unas gafas como las de las azafatas. La máquina de los cilindros también era nueva.

 

«Un, dos, tres...» - 1987

 

 

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es