Inicio > El vestuario > El vestuario de las azafatas > Los trajes oficiales · 1

 

 

Los trajes oficiales
de las azafatas del «Un, dos, tres...»

 

 

 

Aunque durante la primera etapa de «Un, dos, tres... responda otra vez» (1972-1973) las azafatas lucieron varios uniformes, el más recordado por los espectadores y con el que identificamos a aquellas primeras chicas del concurso es el compuesto por una minifalda de color rojo y una camisa con las mangas, cuellos y la botonadura de color rojo y a grandes cuadros verdes y blancos. Por supuesto, aquellas primeras secretarias llevaban el complemento más característico de las azafatas del programa, las enormes gafas.

 

 

 

Pero antes de este mítico e inolvidable uniforme, las azafatas de la primera etapa de «Un, dos, tres... responda otra vez» utilizaron otro consistente en una chaqueta de color azul marino, con bolsillos con ribete de color blanco, y minifalda blanca. Como complemento, llevaban un pañuelo rojo con lunares blancos, a juego con la blusa.

 

 

 

En sustitución del uniforme anterior, las chicas lucieron un traje de chaqueta de color amarillo, con camisa de color negro.

 

 

 

Sin embargo, Narciso Ibáñez Serrador acabó suprimiendo este uniforme dado que el amarillo es un color que trae muy mala suerte en el mundo del espectáculo. A partir de entonces, las azafatas utilizaron el uniforme descrito en primer lugar y que fue el más repetido durante la primera etapa del «Un, dos, tres...».

 

 

 

 

En los reportajes promocionales de la segunda etapa de «Un, dos, tres... responda otra vez» (1976-1978), las azafatas llevaron puesto un traje de chaqueta de color blanco, con gorro a juego, y una flor en la solapa de color rojo.

 

Pero este traje nunca llegó a ser utilizado por las chicas en el programa, sino que ya desde la primera emisión utilizaron un uniforme más sexy y acorde con las tendencias de la época, consistente en unos mini shorts y un jersey de cuello alto sin mangas de color blanco, y unas botas que dejaban al aire sus sensuales muslos.

 

 

 

En los programas infantiles o en algunos otros programas especiales, las azafatas sustituían su jersey de cuello alto por una camiseta en la que se veía el logotipo del «Un, dos, tres...» o la calabaza Ruperta. Esta camiseta solía ser de color blanco, aunque en ocasiones fue de color verde.

 

         

 

 

 

 

Creando una especie de tradición que, no obstante, nunca más se llegó a repetir, la tercera etapa de «Un, dos, tres...» (1982-1984) comenzó con la entrega de gafas por parte de las azafatas de la segunda etapa a las nuevas secretarias. Ése sería el único elemento de vestuario que conservarían de sus predecesoras, pues el resto del uniforme iba a variar sustancialmente, sobre todo, en el color. Del blanco predominante de la etapa anterior se pasó al rosa, color que caracterizaría a las azafatas en etapas posteriores.

 

El traje oficial de las primeras secretarias de Mayra Gómez Kemp consistía en un vestido de cuello alto sin mangas terminado en una minifalda. Como calzado utilizaban unas botas hasta las rodillas, también en color rosa.

 

 

 

Hacia la mitad de la tercera etapa se produjeron cambios importantes en el programa. La Ruperta nos decía adiós el 13 de mayo de 1983 para dar paso a una nueva mascota, la bota Botilde, que traería consigo un grupo de seis nuevas secretarias, quienes alcanzarían mucho más protagonismo en el programa porque iban a cantar y bailar en los números musicales de la subasta.

 

Y en el mismo día de su debut como secretarias, las seis nuevas chicas ejecutaron un número musical en el que nos mostraban su nuevo vestuario. La música comenzaba con las nuevas azafatas vestidas con los trajes que utilizaron sus predecesoras, pero acaban despojándose de las gafas y se quitan el antiguo uniforme para lucir un maillot deportivo en color rosa y unos calentadores blancos en los pies. En sustitución de las gafas, las chicas utilizaron una cinta blanca en la frente. No obstante, en algunas emisiones, las azafatas utilizaron nuevamente sus enormes gafas, como, por ejemplo, en el programa dedicado a las revistas del corazón.

 

Con este nuevo uniforme, Narciso Ibáñez Serrador quería dejar claro que las nuevas chicas dejarían de ser meras azafatas de imagen para implicarse mucho más en el espectáculo.

 

 

 

volver atrás

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es