Inicio > El «Un, dos, tres...» como concurso

 

el «un, dos, tres...» como concurso

la mecánica del «Un, dos, tres...» 

 

 

        

         

 

 

  

La mecánica del «Un, dos, tres...» era tan sencilla como completa.

 

Cuando a Narciso Ibáñez Serrador le encargaron en 1972 hacer un concurso, éste estudió las distintas fórmulas de concursos hasta entonces conocidas y descubrió que tan sólo eran tres:

 

         w Concursos de conocimientos y de cultura general

         w Concursos de pruebas y habilidades físicas

         w Concursos de pruebas psicológicas

 

 

¿Tres tipos de concursos: uno, dos, tres...? Pues «Un, dos, tres...», ahí estaba el título. Y el programa se dividiría en tres partes bien diferenciadas:

 

         w La tanda de preguntas

         w La eliminatoria

         w La subasta

  

        

         

 

 

Sobre esta base, Chicho comenzó a incorporar detalles. De Argentina, concretamente del programa «Un, dos... Nescafé», importó la forma de contestar alternada, primero un miembro de la pareja y luego el otro. Introdujo la novedad de dedicar el programa cada semana a un tema diferente, que serviría de pretexto para los números musicales y los sketchs. Y, sobre todo, Chicho inventó algo que no se conocía hasta entonces: la parte negativa, unos señores que se encargaban de evitar que los concursantes ganaran dinero con su participación en el programa.

 

 

LA TANDA
DE PREGUNTAS

 

LA
ELIMINATORIA

 

LA
SUBASTA

 

 

volver atrás

 

www.lawebdelundostres.es

undostres@lawebdelundostres.es

 

 

El concurso  |  Narciso Ibáñez Serrador  |  Las mascotas  |  Los presentadores  |  Las azafatas o secretarias  |  La parte negativa  |  Los cómicos  |

El ballet y los números musicales  |  Los concursantes  |  Las etapas  |  El equipo del programa  |  El vestuario  |  Los decorados  |

El público  |  Recorrido por su historia  |  Vídeos del «Un, dos, tres...»  |  Álbum de fotos  |  El bazar  |